Velocidad mínima. El teatro viene después

Velocidad mínima. El teatro viene después

En “Velocidad mínima” se reúnen por primera vez las once ficciones que Paco Bezerra ha escrito a lo largo de los últimos veinte años. Contra todo pronóstico, obtuvo el Premio Nacional de Literatura Dramática por Dentro de la tierra, con apenas 31 años, siendo así el autor más joven en recibir este galardón.
La singularidad de “Velocidad mínima” reside en que nos encontramos con un «libro de vida», en que cada obra es un capítulo con una pregunta específica sobre una idea, un enigma, una violencia. Desde la asombrosa “Ventaquemada” hasta su último texto –hasta la fecha– tan salvaje como impredecible, “Muero porque no muero”, sobre la figura de Teresa de Jesús, cada pieza desvela una problemática de la sociedad contemporánea, ya sea para hablar del ciberacoso sexual a menores o revisitar la figura de la femme fatale o empatizar, desde una mirada actual, con el dolor de Fedra o el de Edipo, sin temor a adentrarse en lugares incómodos. Cada lectura revelará un desplazamiento a una zona incierta en donde cada cual habrá de buscar y encontrar de nuevo su sitio.
Escritura espaciosa trazada con cuidado para invocar al pensamiento, animar a la duda y así detenerse a reflexionar. El teatro, según el autor, vendrá después.

Editorial: Ediciones La Uña Rota
Autor: Paco Bezerra
ISBN: 9788418782084
Edición: marzo 2022
Páxinas: 580

25,00 

Neste momento non temos existencias. Inclúao no carriño e enviarémosllo canto antes

En “Velocidad mínima” se reúnen por primera vez las once ficciones que Paco Bezerra ha escrito a lo largo de los últimos veinte años. Contra todo pronóstico, obtuvo el Premio Nacional de Literatura Dramática por Dentro de la tierra, con apenas 31 años, siendo así el autor más joven en recibir este galardón.
La singularidad de “Velocidad mínima” reside en que nos encontramos con un «libro de vida», en que cada obra es un capítulo con una pregunta específica sobre una idea, un enigma, una violencia. Desde la asombrosa “Ventaquemada” hasta su último texto –hasta la fecha– tan salvaje como impredecible, “Muero porque no muero”, sobre la figura de Teresa de Jesús, cada pieza desvela una problemática de la sociedad contemporánea, ya sea para hablar del ciberacoso sexual a menores o revisitar la figura de la femme fatale o empatizar, desde una mirada actual, con el dolor de Fedra o el de Edipo, sin temor a adentrarse en lugares incómodos. Cada lectura revelará un desplazamiento a una zona incierta en donde cada cual habrá de buscar y encontrar de nuevo su sitio.
Escritura espaciosa trazada con cuidado para invocar al pensamiento, animar a la duda y así detenerse a reflexionar. El teatro, según el autor, vendrá después.

Reseñas

Aínda non hai valoracións.

Sé o primero en valorar “Velocidad mínima. El teatro viene después”